EN ES

Volver a Noticias

LOS TIPOS DE DELITOS INFORMÁTICOS MÁS COMUNES EN COLOMBIA

El tiempo pasa y la tecnología avanza, por esta misma razón los delincuentes aprovechan el surgimiento de algunas plataformas virtuales y buscar por medio de ellas, implementar trampas y llevar a cabo ciertos tipos de delitos cibernéticos.

 

Según el Índice de Civismo Digital, Colombia se sitúa en uno de los tres últimos lugares en este ranking. Ocupando la estafa, el primer puesto por denuncias de los usuarios.

 

La estafa, es una actividad delictiva que ha cobrado mayor vehemencia a través del tiempo, también es una de las más antiguas. Las plataformas de interacción de información (redes sociales) junto con la era digital actual, han permitido que los estafadores realicen con éxito su plan desde cualquier lugar. Sin embargo, su propagación es tan desbordante que gracias a que las personas víctimas de esta transgresión, algunas veces por distintas circunstancias como miedo e intimidación no denuncian; dicha acción malévola se hace cada vez más usual a nivel universal.

 

El skimming, consiste en el copiado de la banda magnética de una tarjeta (crédito, débito), este acto delincuencial hace referencia al robo de información de tarjetas de crédito utilizado en el momento de la transacción; su finalidad es clonar las tarjetas de crédito o débito para proceder con la artimaña de reproducción ilegal.

 

Los ambientes más propicios donde el Skimming se puede emplear de una manera exitosa, son los cajeros electrónicos, bares, gasolineras y restaurantes; ya que este método se puede ejecutar solamente instalando un dispositivo que logra copiar la información de la tarjeta.

 

Ahora bien, la Carta Nigeriana es un tipo de estafa que consiste en ilusionar a la víctima con una fortuna inexistente y persuadirla para que pague una suma de dinero por adelantado, como condición para acceder a la supuesta fortuna. Esta actividad ilegal también se conoce como “estafa nigeriana”, tradicionalmente este hurto se practica por medio de correos electrónicos que suelen ser no solicitados por parte de la víctima; son algo así como “spam”.

 

Las personas que están detrás de este modelo de fraude, paradójicamente revisten su acción pérfida de una intención lucrativa cuantiosa, por lo que este robo virtual siempre procura solicitar sumas bastante elevadas.

 

Por último, el Smishing es entre los delitos comunes, el más nuevo. Este crimen cibernético sustenta su ejecución a través de técnicas de Ingeniería Social por medio de SMS (mensajes de texto), dirigidos a las víctimas (usuarios). Los mensajes de texto, hacen parte de las plataformas más propicias para la solicitud de datos; si la acción negativa no funciona bajo este procedimiento, se procede a gestionar llamadas por parte del usuario y por último que la víctima ingrese a alguna página web infiltrada.

 

Algunos de los mensajes de texto (spammer) que las víctimas reciben constantemente, son:

  • “Estamos confirmando que se ha dado de alta para un servicio de citas. Se le cobrará $ pesos al día, a menos que cancele su petición, por favor ingrese a la siguiente página: ?????.com.”
  • “Su solicitud está pendiente por falta de datos, favor de comunicarse con nosotros para completar la información al número xxx”.

 

Compartir

Siganos en

Algunos Medios